Make your own free website on Tripod.com
Lista Iberoamericana de Medicina Biológica y Odontoestomatología     |     home
CURSO DE MEDICINA BIOLOGICA   |   Curso  I -Que es la Medicina Biológica y como opera   |   Curso II -Disfunción Orgánica.Base de la Medicina Biológica   |   Curso III-Disfunción Electrolítica   |   Curso  IV - Ión Magnesio.Su importancia en la Disfunción   |   Curso V- Ión Calcio. Importancia en la función normal   |   Curso  VI-Disfunción o Enfermedad   |   Curso VII-Homotoxicología   |   Curso VIII- El importante rol de la Función Hepática   |   Curso  IX - Los Catalizadores Celulares   |   Curso X - Homeopatía Científica. Un recurso moderno   |   Curso  XI- Ordenamiento Bioterapéutico Homeopático   |   Curso  XII-Bioterapia.Nosodeterapia. Sarcodeterapia   |   Curso  XIII-Detoxificación en Medicina Biológica   |   CURSO  XIV-Inmunidad Natural o Sistema de la Gran Defensa   |   Curso XV- Como Potenciar la Inmunidad   |   Curso  XVI-Regulación Basal   |   Curso XVII-Iniciando Diagnóstico en Medicina Biológica   |   Curso  XVIII- Alergias y Medicina Biológica   |   Curso XVIII-Odontologia Sistemica y  Disfunción Electrolítica   |   CursoXVIII- Odontologia Sistemica  Neurofocal   |   Curso XIX -Odontologia Neurofocal-Método Diagnostico   |   Curso XX- Consejos para alergias de primavera   |   CURSO XXI- Medicina Biológica y Cáncer   |   Curso XXII- Técnicas de Revitalización     |   Curso XXIII-Paradenciopatías y Medicina Biológica   |   Curso XXIV- Terapia de campo magnetico pulsante   |   TEMAS DIVERSOS DE MEDICINA BIOLOGICA   |   Implantes y fracasos   |   Enlaces favoritos de Medicina Biológica   |   NUTRICION PARA EL ENFERMO DE SIDA   |   FATIGA CRONICA . VISION CLASICA   |   ACUPUNTURA Y SIDA   |   VISION CLINICA DE LA FATIGA CRONICA DESDE LA MEDICINA BIOLOGICA   |   FIBROMIALGIA.UN PROBLEMA MODERNO
FATIGA CRONICA . VISION CLASICA
MODULO I

Síndrome de la fatiga crónica

¿Qué es el síndrome de la fatiga crónica?
¿Cuáles son los síntomas del síndrome de la fatiga crónica?
¿Qué otras enfermedades muestran los mismos síntomas que el síndrome de la fatiga crónica?
¿Quién contrae el síndrome de la fatiga crónica?
¿Qué causa el síndrome de la fatiga crónica?
¿Qué exámenes pueden ser requeridos para diagnosticar el síndrome de la fatiga crónica?
¿Quén tan serio es el síndrome de la fatiga crónica?
¿Cómo se trata el síndrome de la fatiga crónica?
¿Cómo se puede prevenir el síndrome de la fatiga crónica?
¿Dónde más se puede encontrar ayuda para el síndrome de la fatiga crónica?
Enfermedades que causan fiebre junto con dolores de las articulaciones y de los músculos

 ¿Qué es el síndrome de la fatiga crónica?
Más de 6 millones de visitas por pacientes se hacen cada año debido a la fatiga, pero un porcentaje muy pequeño de estos casos pueden ser atribuidos al síndrome de la fatiga crónica. La depresión, las infecciones, el embarazo, el ejercicio y el estrés excesivo y extremo son algunos de los muchos factores que pueden conducir a los sentimientos del agotamiento. En muchos casos, la fatiga puede ser aliviada con descanso adecuado. Es importante destacar cómo la fatiga puede ser el heraldo de un grave problema médico o psicológico; cualquier persona que experimente la fatiga no explicada por más de un mes debe ver a un médico. Si ningún problema médico o psicológico es causa de la fatiga y si ésta ha durado por más de seis meses y ha deteriorado las actividades normales, los expertos definen la enfermedad como fatiga crónica no explicada. Los Centros para el Control de Enfermedades ahora han formulado criterios para diferenciar aún más esta fatiga no explicada como síndrome de la fatiga crónica (SFC, CFS en inglés) o la fatiga crónica idiopática, (idiopático implica simplemente que la causa no es conocida). Varios médicos todavía creen que el SFC no es una enfermedad real, sino una colección de síntomas que pueden ser atribuibles a diferentes causas, incluyendo el(los) virus, las condiciones médicas, respuestas a las enfermedades psicológicas, o el(los) estrés.

 ¿Cuáles son los síntomas del síndrome de la fatiga crónica?
Fatiga que persiste u ocurre regularmente durante más de seis meses se considera ser fatiga crónica. Cuando otras condiciones médicas o psicológicas se han descartado, el síndrome de la fatiga crónica se diagnostica si otros criterios también se cumplen. Si los siguientes criterios no se cumplen, la enfermedad se considera ser fatiga crónica idiopática.
En primera, la fatiga debe ser severa, o sea no ser aliviada por el reposo o el descanso, ni ser un resultado del trabajo excesivo o del ejercicio y ser fatiga que sustancialmente deteriore la capacidad de una persona para funcionar normalmente en la casa, en el trabajo y en las ocasiones sociales. La fatiga debe ser una enfermedad -no de toda la vida-, con un tiempo de inicio definitivo. Por ejemplo, muchos pacientes con fatiga crónica informan haber tenido una enfermedad similar a la gripe que desencadenó la fatiga. (En un estudio, 20% reportó haber tenido fatiga crónica después de una gripe). A menudo, la enfermedad primero aparece como una infección vírica de las vías respiratorias superiores marcada por una combinación de fiebre, cefalea (dolor de cabeza), dolóres musculares, mal de garganta, otalgia (dolor de oído), congestión, rinorrea (flujo abundante de moco por la naríz), tos, diarrea y fatiga. Típicamente, la enfermedad inicial no es más grave que una gripe o flu.
En segundo, para que una enfermedad sea diagnosticada como el síndrome de la fatiga crónica, cuatro o más de los siguientes síntomas deben haber estado presente durante más de seis meses:
pérdida de la memoria de corto plazo o una grave incapacidad para concentrarse en todo aquello que afecta el trabajo, la escuela u otras actividades normales;
mal de la garganta;
ganglios linfáticos hinchados en el cuello o en las axilas;
músculo o dolor en varias articulaciones sin rojez o hinchazón;
cefaleas (dolóres de cabeza) que no resemblan a aquellas anteriores;
no muy buen reposo;
después de cualquier esfuerzo, un cansancio que dura más de un día.
Algunos expertos también agregan a esta criteria la náusea y, posiblemente, la intolerancia al alcohol y sequedad en la boca.
En las infecciones ordinarias, los síntomas desaparecen después de unos pocos días, pero en el SFC, la fatiga y otros síntomas reaparecen o persisten durante meses o hasta años. Muchos pacientes presentan los síntomas como episodios recurrentes de enfermedades similares a la gripe, con cada ataque durando por horas a semanas. El ejercicio, aunque leve, a menudo hace los síntomas, especialmente la fatiga, mucho peores.

 ¿Qué otras enfermedades muestran los mismos síntomas que el síndrome de la fatiga crónica?
En un estudio, 27% de las personas presentaron fatiga durante más de seis meses, pero la mayoría de estos casos fueron explicados por otros problemas médicos o psicológicos; solo 8.5% de estos pacientes tenían fatiga que podría diagnosticarse como el SFC según diversas definiciones, y solo 2% continuó buscando ayuda médica para el problema. Muchos factores deben considerarse como otras causas posibles de la fatiga crónica, incluyendo diversas enfermedades físicas, trastornos de reposo, medicamentos y toxinas. También deben considerarse las causas psicológicas de la fatiga, incluyendo la depresión y la ansiedad. Porque ningún examen de laboratorio puede confirmar un diagnóstico del síndrome de la fatiga crónica, los médicos deben en primer lugar descartar otras enfermedades. El problema se vuelve cada vez más confuso porque la fatiga, los dolores de los músculos y de las articulaciones, y síntomas similares a los de la gripe comprenden muchos trastornos que tampoco se prestan fácilmente a un diagnóstico definitivo. Los expertos recientemente han definido ciertas condiciones que descartarían la fatiga crónica no explicada, o sea es el SFC o es la fatiga crónica idiopática.
Condiciones que descartan al SFC.
Condiciones médicas. Muchas enfermedades, tanto benignas como graves, pueden explicar plenamente la fatiga prolongada o crónica, incluyendo también la hepatitis, la anemia, las infecciones, diversas formas del cáncer, las enfermedades neuromusculares (como esclerosis múltiple o miastenia gravis), el hipotiroidismo y la diabetes. Además, varias enfermedades también causan síntomas artríticos y fiebre (véase el cuadro debajo). Los médicos generalmente pueden distinguir estas enfermedades del SFC después de una evaluación clínica y un examen de laboratorio. Los pacientes y los médicos tampoco deben pasar por alta las enfermedades que se hayan tratado anteriormente, porque quizás no se hayan resuelto completamente o pueden haber causado fatiga residual, incluyendo la enfermedad de Lyme, el cáncer o la hepatitis.
Depresión y psicosis. Los Centros para el Control de Enfermedades, los cuales establecen las definiciones para la investigación en el síndrome de la fatiga crónica, reconocen la depresión como uno de los síntomas del SFC, pero descartan el síndrome de la fatiga crónica como un diagnóstico para alguien con antecedentes de grave depresión u otro trastorno psiquiátrico. Los investigadores británicos y australianos no hacen tal exclusión, ya que la depresión y el síndrome de la fatiga crónica a menudo pueden coexistir. El vínculo entre los trastornos psicológicos y el síndrome de la fatiga crónica es problemático, porque muchos de los síntomas coinciden consigo mismos y también pueden ocurrir como síntomas de otros trastornos. La fatiga, la languidez, la pobre concentración, los déficit de la memoria, la agitación y los trastornos del sueño pueden todos ser manifestaciones de la depresión y de la ansiedad. Los casos de estrés -como la cirugía, una enfermedad significativa o lesión, el nacimiento de un niño, el divorcio, la muerte de un amado, u otro grave trauma emocional- complican aún más la situación, porque hasta la tensión diaria puede contribuir a la fatiga y puede desempeñar una función en disminuir la resistencia del cuerpo para la infección.
La depresión es muy común, afectando hasta un quinto de todos los estadounidenses en algún punto de sus vidas y las personas más deprimidas se sienten fatigadas. A diferencia de los períodos ordinarios de tristeza, un episodio de depresión puede durar muchos meses. Síntomas de la depresión incluyen:
un estado de ánimo deprimido diario,
aumento o pérdida de peso significativo (más de 10% del peso corporal normal de un individuo),
insomnio o el dormir excesivo,
excitación o un sentido de detención,
baja energía diaria,
sentimientos de inútilidad o de culpabilidad inapropiados,
una incapacidad de concentrarse o de tomar decisiones y
pensamientos suicidas.
La presencia de varios de estos síntomas sugiere la depresión, en particular si los síntomas físicos, como el mal de la garganta, los dolores o la fiebre, no están presentes también. La fatiga más larga sigue sin la presentación de otros síntomas, haciendo más probable el diagnóstico de la depresión.
Aunque muchos pacientes que se diagnostican con el SFC reportan sentirse deprimidos desde antes del inicio de la fatiga crónica, muchos se sienten alertos y bien antes de sentir la fatiga crónica. La depresión en las personas con el SFC generalmente es una reacción a la enfermedad. Se sienten desalentados, pero no sin esperanza sino con el deseo de gozar la vida, de no evitarla. Muchos de estos pacientes anteriormente sanos se vuelven deprimidos y ansiosos porque se sienten agotados todo el tiempo después de contraer el síndrome.
Disturbios del dormir. Otra causa de la fatiga de largo plazo es la privación crónica del dormir. En un estudio pequeño de personas que se habían diagnosticado con el síndrome de la fatiga crónica, resultó que más de la mitad estaba sufriendo de trastornos del dormir, incluyendo el insomnio, lo cual causaba la fatiga diurna. La privación crónica del dormir puede ocurrir durante el reposo mismo debido al síndrome de apnea del dormir, un trastorno de respiración a menudo marcado por el ronquido fuerte y el movimiento violento en la cama. Una persona puede tener esta condición y no saberlo al menos que sea traído a su atención por un(a) compañero(a) durmiente o un(a) observador(a). Particularmente en riesgo para la apnea de reposo están las personas obesas. La misma obesidad grave puede causar problemas del dormir y la fatiga crónica.
Drogas y alcohol. La fatiga es un efecto colateral de muchas prescripciones y de muchos medicamentos de venta sin receta, como los antihistamínicos. Además, la dependencia o el abuso del alcohol o de las drogas ilícitas puede manifestarse como la fatiga crónica. Los medicamentos deben considerarse una posible causa de la fatiga si un individuo recientemente ha comenzado, detenido, o cambiado de medicamentos. El retiro de la cafeína puede producir depresión, fatiga y cefalea (dolores de cabeza).
Condiciones que no pueden descartar al SFC.
Muchas enfermedades que pueden ser responsables por la fatiga extrema, pero que quizás no descarten necesariamente al síndrome de la fatiga crónica, pueden ser identificadas o diagnosticadas.
Otras enfermedades diagnosticadas solo por los síntomas. Varias enfermedades pueden ser diagnosticadas por un médico solo sobre la base de síntomas y no pueden ser confirmadas por exámenes de laboratorio. Un diagnóstico en tales casos no debe descartar la posibilidad de que el SFC o la fatiga crónica idiopática todavía pueda ser la causa primaria de los síntomas. De importancia particular es la enfermedad conocida como "fibromyalgia", a veces referida como fibrositis, la cual afecta de tres a seis millones de estadounidenses y qué algunos expertos creen es simplemente otra variante del síndrome de la fatiga crónica. Esta condición comúnmente causa fatiga prolongada y dolóres musculares. El mal de la garganta recurrente, la cefalea (dolores de cabeza), la fiebre baja y la depresión son también características comunes. Una rasgo característico de fibrositis es la existencia de sitios específicos de una sensibilidad muscular profunda que duelen cuando son tocados firmemente, incluyendo el lado del cuello y el esternón, la parte superior del omóplato, el exterior de la parte superior de las nalgas, la articulación de la cadera y el interior de la rodilla. Algunos pacientes con el SFC presentan puntos similarmente tiernos a la presión. Así como el SFC, la causa de la fibrositis es desconocida y su curso es crónico. Médicos definen fibrositis como una variante extrema de la fatiga crónica, con trastornos mentales más pronunciados y más evidencia de anormalidades del sistema inmunitario. Un médico comparó la fibrositis con la fatiga crónica usando la misma relación entre una migrana y una cefalea (dolor de cabeza).
Otras enfermedades que causan fatiga y que solo pueden diagnosticarse empleando los síntomas reportados son la ansiedad y las enfermedades de depresión y de nervios, las cuales no son trastornos psiquiátricos. La exposición a diversos productos químicos y a toxinas ambientales -como los solventes, los pesticidas, o los metales pesados (cadmio, mercurio, o plomo, por ejemplo)-, puede causar fatiga y otros síntomas del SFC, incluyendo los cambios psicológicos. La identificación de tal exposición, sin embargo, no descarta la posibilidad del síndrome de la fatiga crónica.
Fatiga después de los trastornos tratados adecuadamente. Si un médico puede comprobar que una enfermedad ha sido tratada adecuadamente y que aún persisten los síntomas de la fatiga crónica, entonces no puede descartarse el SFC o la fatiga crónica idiopática. Si el hipotiroidismo, por ejemplo, es tratado por la hormona de reemplazo de tiroides y si la fatiga y otros síntomas pertinentes siguen después de que los niveles normales del tiroides se hayan alcanzado y avaluado, entonces un diagnóstico del SFC no puede ser eliminado como sospechoso.
Resultados débiles de los exámenes de laboratorio. Algunos exámenes para las enfermedades que causan los mismos síntomas que el SFC o la fatiga crónica idiopática pueden ser ambiguos o débiles. En tales casos, no debe descartarse la fatiga crónica no explicada.

 ¿Quién contrae el síndrome de la fatiga crónica?
El síndrome de la fatiga crónica no parece ser nuevo. En el siglo XIX, había diversos informes de la neurastenia, o el agotamiento nervioso; de los años treinta a los años cincuenta, brotes de una enfermedad marcada por la fatiga prolongada se reportó en los Estados Unidos y en muchos otros países. A partir de principios a mediados de los años ochenta, el interés en el síndrome de la fatiga crónica fue resucitado por informes en los Estados Unidos y en otros países de diversos brotes. La fatiga crónica ocurre en todo el mundo, pero no se conoce cuántas personas en realidad tienen el síndrome de la fatiga crónica, porque el trastorno no es todavía bien comprendido o definido y a menudo ocurre sin ser reconocido. Basado en los resultados de un estudio de miembros de una organización de conservación de la salud, entre un 2% y un 6% de la población experimenta la fatiga crónica, y entre un 0.1% y un 0.27% de estadounidenses presenta los criterios para el síndrome de la fatiga crónica. La fatiga crónica con mayor frecuencia es experimentada por pacientes de 20 a 50 años de edad, con una incidencia máxima entre los 49 y 50, aunque los adolescentes y aquellos a finales de la edad madura también experimentan este problema. El síndrome de la fatiga crónica se reporta más a menudo en mujeres, en caucásicos y en las personas quienes son bien educadas, pero muchos médicos creen que tales personas tienen mayor probabilidad de buscar la ayuda médica, ser conscientes del síndrome de la fatiga crónica como un trastorno específico y tener seguro de salud. Un análisis de un estudio reciente ha indicado que el problema es más vasto y que la enfermedad no está bien diagnosticada en grupos de ingresos inferiores o en ciertos grupos étnicos. Un estudio encontró que síntomas comformes con el síndrome de la fatiga crónica se han encontrado en mujeres que han tenido implantes de cenos de silicio.

 ¿Qué causa el síndrome de la fatiga crónica?
La causa del síndrome de la fatiga crónica permanece desconocida. Algunos médicos e investigadores creen que está causado por un agente infeccioso, como un virus. Otros dudan la existencia del síndrome y creen que "todo está en la cabeza del paciente". Es posible que no haiga una sola causa del SFC y que sea el resultado de una combinación de factores, tanto físicos como psicológicos.
Virus.
Porque muchas de las características del SFC se parecen a los de una enfermedad vírica prolongada, muchos investigadores se han centrado en la posibilidad de que un virus sea la causa del síndrome. La mayoría de los casos del SFC ocurren esporádicamente, apareciendo individualmente sin parecer ser contagiosos. No hay evidencia uniforme de que el SFC sea difundido a través del contacto casual, como el estrechar de las manos o el toser, o por el contacto sexual íntimo. Sin embargo, brotes del SFC han ocurrido en los cuales miembros de un mismo hogar, lugar de trabajo, o misma comunidad, han contraído el síndrome de la fatiga crónica.
Una teoría referida como "golpe y escape" ("hit and run" en inglés), sugiere que el síndrome de la fatiga crónica puede ser el resultado de un virus que infecta el cuerpo, causa anormalidades inmunes y luego es eliminado, dejando atrás un sistema inmunitario dañado que sigue causando síntomas parecidos a los de la gripe en la ausencia del virus. Tres virus candidatos han recibido mucha atención: el virus Epstein-Barr (EBV), el tipo 6 de herpesvirus humano (HHV-6) y una familia de virus conocidos como retrovirus. Un estudio reciente de personas que experimentaron la fatiga crónica después de una infección vírica encontró que la presencia de la fatiga no estaba relacionada con la gravedad de los síntomas de la gripe sino más bien con el comportamiento del médico y con la actitud de los pacientes.
Virus Epstein-Barr. El virus Epstein-Barr (EBV) es el virus que causa la mononucleosis infecciosa ("mono"), la cual es marcada por fatiga y glándulas hinchadas y que principalmente afecta a los adolescentes y a los adultos jóvenes. De principio a mediado de los años ochenta, lo que ahora se llama el síndrome de la fatiga crónica se conocía a menudo como la infección viral crónica Epstein-Barr, porque algunos pacientes quienes sufrían de un episodio de mononucleosis evidente nunca se recuperaron completamente, tuvieron fatiga prolongada que persistió durante muchos meses y parecieron tener una activa y persistente infección de bajo nivel de EBV, indicada por las partículas virales que circulaban en la sangre. Sin embargo, los investigadores notaron posteriormente que muchas personas sanas sin el SFC tenían los mismos signos de una infección por EBV de bajo nivel y que otros individuos con el SFC no mostraban signos de una infección por EBV. Debido a estos y otros resultados, muchos investigadores no creen que haiga ningún vínculo entre la infección viral Epstein-Barr y el SFC, aunque la investigación en esta área continúa.
Tipo 6 de herpesvirus humano. Algunos investigadores creen que el tipo 6 de herpesvirus humano (HHV-6), lo cual se descubrió en 1986, puede desempeñar una función en el desarrollo del síndrome de la fatiga crónica. HHV-6 se ha implicado en los casos de roseola infantum, una enfermedad común en los infantes caracterizada por fiebre seguida de erupciónes de la piel. HHV-6 también ha estado vinculado a una enfermedad leve en los adultos jóvenes que es marcada por los ganglios linfáticos agrandados y sensibles en el cuello. Evidencia de una infección activa de HHV 6 ha sido encontrada en la mayoría de los pacientes con el SFC, pero algunas personas sanas también muestran signos de una infección activa con este virus. En verdad, casi todos llevan una forma inactiva del virus debido a la exposición al virus cuando niños. La conexión entre HHV-6 y el SFC permanece incierta.
Retrovirus. En los últimos 10 a 15 años, la comunidad científica ha aprendido mucho acerca de los retrovirus. Retrovirus específicos conocidos como virus linfotróficos de las células-T humanas (VTLH) aparecen en cerca de 2.5% de la población general y han estado vinculados, en los casos raros, a una cierta forma de leucemia y a un trastorno neuromuscular progresivo. Un estudio encontró que los marcadores de la infección por VTLH activo se encontraron sumamente comunes entre los pacientes con SFC, moderadamente comunes entre los conocidos de los pacientes de SFC, e inexistente entre las personas sin exposición a aquellos con SFC. Esto indica que el VTLH podría ser una causa infecciosa del SFC, pero se necesita investigación adicional. La investigación está también en marcha sobre los denominados virus humanos espumosos, conocidos como "spumaviruses", los cuales inducen las infecciones persistentes pero no producen ningun síntoma.
Virus misceláneos. Otros virus que se han estudiado como causas posibles del SFC son virus del sarampión, el virus Coxsackie B (relacionado con el virus de la poliomielitis y una causa de la meningitis e infecciones de las vías respiratorias y de GI) y el citomegalovirus (lo cual causa una enfermedad que se parece a la mononucleosis). Sin embargo, ninguna evidencia convincente existe actualmente para una relación directa de causa-y-efecto para estos (u otros) agentes infecciosos.
Infecciones causadas por hongos.
Candida, el hongo similar a la levadura que causa las infecciones de levadura vaginales y candidiasis (un crecimiento de hongos blancos en la boca), ha sido postulada como una posible causa del SFC. Esta supuesta asociación se ha denominado la conexión de levadura, o la hipersensibilidad de candidiasis. Sin embargo, según la mayoría de la investigación, candida no causa el SFC.
Alergias.
Más de 65% de todos los pacientes del SFC informan haber experimentando alergia a alimentos o de otros tipos antes de contraer el síndrome de la fatiga crónica. Los estudios ahora están pasando a determinar si los pacientes del SFC tienen más reacciones alérgicas notables que otros.
Anormalidades del sistema inmunitario.
El SFC se ha calificado como "el síndrome de la disfunción inmune de la fatiga crónica", porque los pacientes con el síndrome tienen tantas irregularidades del sistema inmunitario. Parece que algunos componentes del sistema inmunitario son demasiado activos, mientras que otros son no muy activos. Sin embargo, parece no haber un modelo uniforme y las anormalidades pueden variar ampliamente de paciente a paciente.
Una teoría sostiene que el SFC es causado por un sistema inmunitario hiperactivo. Se ha reportado que algunos pacientes con el SFC, en particular aquellos con síntomas graves, tienen números incrementados de glóbulos blancos, los cuales combaten la infección, y conocidos como células-T letales CD8, las cuales atacan de lanzamientos a los virus invasores y a otros microorganismos que causan enfermedad. Sin embargo, estos mismos individuos tienen números inferiores de un nivel normal de otro tipo de glóbulo blanco, conocido como la célula-T supresora, que ayuda a detener la respuesta inmunitaria una vez de que los organismos invasores hayan muerto. El resultado, según esta teoría, es un sistema inmunitario demasiado activo que arroja cantidades incontroladas de los productos químicos llamados las linfocinas dentro del cuerpo, aparentemente provocando la fatiga, los dolores musculares y otros síntomas. A los pacientes con cáncer quienes se les administra tratamientos experimentales con una linfocina que combate el cáncer conocida como interleuquina 2 experimentan síntomas similares a los del SFC, incluyendo déficit de la memoria, dolores musculares y letargia. Cuando se detienen los tratamientos, desaparecen los síntomas. El estudio adicional sobre la función del sistema inmunitario en los pacientes con el SFC está en marcha.
Defectos musculares.
Los pacientes con el SFC a veces se quejan de que se sienten tan débiles que parece como si sus músculos ya no trabajaran adecuadamente. Se ha propuesto que un defecto en el músculo esquelético podría ser la causa de la fatiga. Sin embargo, los estudios físicos, químicos y metabólicos no han encontrado un modelo uniforme de las anormalidades en los músculos de estos pacientes. Porque muchos pacientes informan haner tenido una enfermedad similar a las gripes antes de bajar con el SFC, los científicos también han propuesto que la inactividad física durante la enfermedad inicial podría conducir al deterioro físico y a una pérdida posterior de la fuerza y del vigor. Sin embargo, experimentos en los cuales pacientes con el SFC fueron vigilados estrechamente durante el ejercicio, han revelado que una pérdida de condicionamiento físico no es un factor principal en el desarrollo del SFC, aunque el ejercicio moderado se recomienda para cualquier paciente con el síndrome (véase ¿Cómo se trata el síndrome de la fatiga crónica?).
Anormalidades cerebrales.
Las anormalidades cerebrales, incluyendo manchas específicas de inflamación cerebral, niveles anormales de ciertas hormonas e irregularidades de las ondas cerebrales durante el dormir, han sido reportados en los pacientes con el SFC, pero resultados similares también han sido encontrados en personas sin la enfermedad. A consecuencia, se necesita más investigación.
Presión arterial baja.
Un estudio reciente encontró que algunas personas con el síndrome de la fatiga crónica experimentan una disminución notable en su presión arterial cuando se ponen de pie, hasta por lo menos por un tiempo como de diez minutos. Este defecto puede ser causado por una infección o lesión. Algunas personas han mejorado al aumentar el nivel de sal en sus dietas o al tomar medicamentos que aumentan la presión arterial. Nadie debe tomar tales medidas sin la aprobación de un médico.

 ¿Qué exámenes pueden ser requeridos para diagnosticar el síndrome de la fatiga crónica?
Un médico debe primero hacer un interrogatorio médico cuidadoso y personal de la familia, lo cual puede incluir un análisis psicológico, así como también un examen físico minucioso. Los pacientes deben estar preparados para responder a tales preguntas como: ¿Cuándo empezó la fatiga por primera vez? ¿Qué la hace peor o mejor? ¿Es mejor a ciertos momentos del día? ¿La empeora más la actividad física ? ¿Siente otro síntoma? ¿Se ha quejado alguna vez alguien más en la familia de la fatiga? ¿Son tensas sus vidas personal y profesional? El médico también puede preguntar acerca de cualquier cambio en el peso o solicitar que un paciente vigile su temperatura en las mañanas y en las tardes. El paciente debe informar a su doctor(a) sobre cualquier medicamento que esté tomando, incluyendo las vitaminas, los medicamentos vendidos sin receta y los medicamentos herbarios.
En la mayoría de los casos del síndrome de la fatiga crónica, todas los exámenes de laboratorio salen normales; exámenes de bajo costo son administrados para descartar otras condiciones, que incluirían exámenes para la función del tiroide e hígado, el recuento sanguíneo y la tasa de sedimentación. Si cualquiera de los resultados de estas pruebas de laboratorio es anormal, se necesitaran pruebas adicionales. Además, análisis psicológicos adicionales pueden sugerirse. Como muchos de las pólizas de seguros no cubren éste examen, el paciente puede desear determinar de antemano el costo de tal (generalmente menos de $200).
En los centros académicos donde se estudia el SFC, una serie de pruebas puede realizarse para medir la función inmune. Tal examen es polémico, porque es costoso (de $200 a $800) y difícil de interpretar. Sin embargo, estos estudios pueden ser útiles, porque pueden detectar defectos en ciertos componentes del sistema inmunitario (como las globulinas de gamma) que podrían beneficiarse de la terapia de reemplazo (véase ¿Cómo se trata el síndrome de la fatiga crónica ?).

 ¿Qué tan serio es el síndrome de la fatiga crónica?
Los tratamientos para el SFC están limitados, y muchas personas tienen síntomas de discapacitación durante muchos años. La gravedad del síndrome de la fatiga crónica varía. En los casos extremos, los pacientes están postrados en cama y prácticamente no pueden hacer nada, incluyendo las tareas domésticas livianas. Más a menudo, los pacientes con el SFC pueden trabajar por lo menos tiempo medio. Más comúnmente, los pacientes con el SFC reportan que pueden cumplir con sus responsabilidades del hogar y del trabajo pero que se fatigan mucho más fácilmente al final de estas actividades y no les queda energía para nada más. La mayoría de los pacientes dicen que la fatiga es el síntoma más invalidante, mientras que los síntomas cognoscitivos, como una incapacidad para concentrarse, son los más frustrantes.
No se ha estudiado bien el curso a largo plazo del SFC. Algunos médicos han observado que los pacientes cuyos síntomas empezaron bruscamente después de una grave enfermedad vírica se recuperaron completamente después de seis meses a un año, mientras que los pacientes cuyos problemas se desarrollaron lenta e insidiosamente experimentaron síntomas durante un período más largo. La duración promedia de la enfermedad en un estudio principal fue 37 meses. En un estudio, solo cerca de un cuarto de los pacientes mostró mejora después de un año, y algunos pacientes dijeron que se sentían fatigados durante varios años antes de ver a un médico. Por otro lado, muchos pacientes han reportado haber cambiado de dirección después de un año o dos, recuperando lentamente la energía a pesar de algunos contratiempos a lo largo del tiempo. Con el tiempo, la mayoría de los pacientes reportan la mejora y algunos experimentan una recuperación completa. Aunque algunos pacientes empeoran progresivamente y nunca se recuperan plenamente, el trastorno no es mortal.

 ¿Cómo se trata el síndrome de la fatiga crónica?
Los pacientes que sufren del síndrome de la fatiga crónica deben reconocer la enfermedad sin sentirse culpables acerca de ella. Aquellos con el SFC deben tomar siestas cuando sea necesario y ajustar sus horarios según sus niveles de energía. No hay curación comprobada o confiable para el SFC. La meta debe ser controlar los síntomas en lugar de encontrar una respuesta rápida y fácil. El uso de diversos medicamentos, los cambios del modo de vida, el apoyo de los médicos profesionales y la familia y los amigos pueden todos ayudar a un paciente a vivir con el SFC.
Apoyo.
En primer lugar, los pacientes con el síndrome de la fatiga crónica deben encontrar a un médico bueno y confiable y planear visitas de chequeo regulares ya que los médicos pueden ayudarlos a pasar por este síndrome.
Es importante también acumular apoyo de la familia y de los amigos. Los grupos compuestos de otros que sufren del SFC pueden ayudar a proporcionar apoyo y visión. Contacte una agencia local de la salud mental para una referencia o contacte una de las agencias nacionales (véase ¿Dónde más se puede encontrar ayuda para el síndrome de la fatiga crónica?).
Sin embargo, tenga cuidado de los que prometen una curación o insisten en la compra de tratamientos costosos e inútiles y potencialmente peligrosos, como las inyecciones de peróxido de hidrógeno (que puede causar coágulos sanguíneos o derrames cerebrovasculares), las megadosis de vitaminas (que puede ser tóxicas), las enemas colónicas altas, el polen de abejas y el jugo de vera de áloe.
Medicamentos.
Ciertos medicamentos pueden ayudar a aliviar algúnos de los síntomas del síndrome de la fatiga crónica.
Medicamentos antidepresivos y de antiansiedad. La antidepresiva amitriptilina (Elavil) se conoce por aliviar muchos de los síntomas del SFC y es la primera elección de muchos médicos. Se emplea comúnmente para tratar los síntomas de la fibrositis, los dolores de cabeza de migranas y la depresión. A veces también alivia ciertos tipos de dolor en los diabéticos. Los pacientes con el SFC normalmente responden a las dosis mucho menores que aquellas dadas para tratar a personas con otros trastornos. Elavil tiene efectos colaterales comunes a otros medicamentos antidepresivos. Muchos investigadores informan que otros medicamentos antidepresivos también han ayudado a sus pacientes con el SFC. Los antidepresivos tienen un antecedentes probados para el tratamiento de la depresión, aunque esta forma de terapia todavía se considera experimental para tratar al SFC. Antidepresivos que se han encontrado ser útiles para el SFC incluyen fluoxetine (Prozac), doxepin (Sinequan), desipramine (Norpramin), nortriptyline (Pamelor), clomipramine (Anafranil) e imipramine (Tofranil, Janimine). A menudo, se toma varias semanas para que estos medicamentos produzcan beneficios. Los efectos colaterales comunes incluyen una sensación de sequedad en la boca, excitación, un ritmo cardíaco incrementado y estreñimiento. Si la ansiedad también es un problema, puede prescribirse un medicamento que alivia la ansiedad, como alprazolam (Xanax). Además de recomendar los medicamentos, un médico puede sugerir la orientación o clases para reducir el estrés.
Aliviadores para el dolor y la inflamación. Si persisten los dolores musculares, aliviadores sin prescripción, como la aspirina, el paracetamol (Tylenol) o el ibuprofeno (Advil, Motrin), pueden ayudar. (Las mujeres embarazadas o personas con úlceras no deben tomar la aspirina o el ibuprofeno al menos que un médico lo recomiende). Porque el síndrome de la fatiga crónica puede causar dolor de las articulaciones continuo, algunos pacientes pueden abusar de los medicamentos sin prescripción. Es importante notar que hasta estos medicamentos no son sin riesgo. La aspirina y otros aliviadores para el dolor similares, conocidos como medicamentos antiinflamatorios sin esteroides, pueden causar sangramiento y el uso excesivo del paracetamol se ha asociado con el daño renal (del hígado) y hasta con la muerte.
Si el dolor de las articulaciones puede ser aliviado con los aliviadores sin prescripción para el dolor, las inyecciones locales de lidocaína (un anestésico para aliviar el dolor) o los esteroides (para reducir la inflamación) pueden ser administrados. Masajes, tratamientos calientes y fríos, los anestésicos tópicos, el estiramiento, la acupuntura y el tratamiento quiropráctico también pueden ayudar a reducir los síntomas.
Tratamientos experimentales. Muchos medicamentos están bajo investigación. Algunos de estos programas está probando drogas muy potentes normalmente utilizadas para las enfermedades graves como la epilepsia, la esquizofrenia y la enfermedad de Alzheimer. Porque el síndrome de la fatiga crónica todavía no se ha definido claramente como un trastorno específico, los pacientes deben acercarse a todo tratamiento experimental cautelosamente y buscar más de una opinión antes de participar en tales programas. Diversas terapias experimentales dirigidas a impulsar la respuesta inmunitaria están bajo investigación. Un enfoque ha sido administrar la globulinas de gamma, los componentes del sistema inmunitario que ayudan a proteger contra una amplia selección de microorganismos; resultados de este método han sido mixtos. Otro estudio informó que un medicamento antivírico experimental llamado Ampligen, ha proporcionado algún alivio de los síntomas en los pacientes con el SFC. Estudios adicionales de ambos métodos se necesitan antes de que puedan ser recomendados. El aciclovir (Zovirax), un medicamento antivírico que se usa para tratar las infecciones herpéticas, se ha estudiado ampliamente para el tratamiento del SFC, pero no es eficaz. No ha habido beneficio comprobado para el sulfato de magnesio, que parecía tenía alguna promesa en los estudios anteriores. Los tratamientos para combatir los hongos dirigidos contra Candida ("infecciones de levadura") no son útiles en el tratamiento del SFC. En algunos estudios los niveles de la hormona esteroidea cortisol , o la hidrocortisona, fueron levemente inferiores que los nivelos en los individuos sanos. Cortisol es responsable de algunos de los mecanismos que responden al estrés agudo. Una prueba para determinar si las dosis bajas de la hormona pueden ser beneficiosas para los pacientes con el SFC está en marcha.
Cambios del modo de vida.
Ciertas modificaciones del modo de vida pueden ayudar a hacer los síntomas del síndrome de la fatiga crónica más manejables. Mientras no curarán el SFC, pueden facilitar la vida para una persona con él.
Diario de energía. Manteniendo un diario durante una semana o dos puede ayudar a una persona con el SFC a determinar cuando durante el día él o ella tiene la mayor energía. El individuo luego puede proponerse hacer las actividades más importantes durante aquellos tiempos. Además, el paciente debe notar todo factor que pueda estar contribuyendo a la fatiga: ¿Qué hace la fatiga peor o mejor? ¿Parece la fatiga estar relacionada con un trabajo, una relación, u otros problemas personales? El diario puede servir como una guía general para fijar los límites y planear las actividades, aunque los niveles de energía probablemente seran muy impredecibles y un regimen que pueda seguirse estrictamente probablemente no surgirá. El desarrollo de rutinas diarias bastante rígidas alrededor de los arranques de energía y las caídas de tal, como el levantarse en la mañana, el comer y el irse a la cama a horas fijas, puede ayudar a establecer un horario más predecible.
Fijando límites. Definiendo y fijando límites es sumamente importante para los pacientes con el SFC. Estos límites deben estar diseñados para mantener el estrés tanto mental como físico dentro de un marco manejable, para que los pacientes no se desanimen al forzarse ellos mismos en situaciones en las cuales tienen probabilidad de fracasar debido a las limitaciones del síndrome. Sin embargo, la flexibilidad es importante, ya que según cambien las condiciones, cambian también los límites. Los pacientes pueden necesitar periodos de descanso de 5 a 10 minutos cada hora o más, tiempos durante los cuales métodos de relajación o meditación son útiles.
Aumentando la capacidad para la atención. Porque el deterioro de la concentración es un problema común, es importante que el paciente realice actividades que son atrayentes y que enfocan la atención y aumentan la vigilancia. Cuando sean dados instrucciones, el paciente con el SFC debe solicitar que se le den en oraciones sencillas y concisas. Las distracciones externas, como la música o el hablar, deben mantenerse a un mínimo e idealmente ser eliminadas cuando el paciente se ocupe de actividades que necesitan concentración.
Ejercicio. Algunos pacientes experimentan fatiga profunda aún después del ejercicio moderado. Levantando pesas por intervalos cortos, de 20 a 30 segundos, parece ser especialmente beneficioso. En general, la actividad todavía es un aspecto importante para la recuperación para prevenir la atrofia muscular y mayor fatiga. Sin embargo, es necesario de ir lentamente para prevenir una recaída. Un programa incremental de actividad, comenzando tan pequeño como tres o cinco minutos de ejercicio moderado al día, se sugiere, aunque la capacidad varía enormemente entre los enfermos con el SFC. La meta es aumentar la actividad por cerca de 20% cada dos a tres semanas. Ocurrirán contratiempos, así que los pacientes deben perseverar.
Dieta. Los pacientes con el síndrome de la fatiga crónica deben mantener una dieta saludable baja en grasas y alto en fibra, con una abundancia de frutas y vegetales frescos. No hay evidencia científica de que los suplementos de vitaminas y minerales alivien al SFC, pero ingeridos con moderación, no son nocivos. Las megadosis de las vitaminas, sin embargo, pueden ser tóxicas y no deben tomarse. Varias medicinas herbarias se han usado para el síndrome de la fatiga crónica, pero ningúna ha demostrado tener beneficio y algunas pueden ser nocivas. Es sumamente importante para los pacientes darse cuenta de que la medicina herbaria tiene tantos efectos colaterales potenciales y reacciones tóxicas como la farmacoterapia estándar y que los peligros aumentan porque ningúnas normas existen para las dosificaciones seguras o eficaces.

 ¿Cómo se puede prevenir el síndrome de la fatiga crónica?
No hay normas específicas para la prevención del SFC. Las causas del síndrome no se comprenden bien, y poco se conoce acerca de lo hace a ciertas personas susceptibles a él. La mejor manera de que un individuo puede prevenir contraer el SFC -o cualquier otra enfermedad grave- es mantener un modo de vida sano que incluya el reposo adecuado, una dieta saludable y el ejercicio regular. Además, las personas deben evitar fumar, reducir el estrés y mantener fuertes vínculos sociales. Un médico debe ser consultado si se sospecha del SFC o cualquier otra enfermedad grave.

 ¿Dónde más se puede encontrar ayuda para el síndrome de la fatiga crónica?
National Chronic Fatigue Syndrome and Fibromyalgia Association (Asociación Nacional para el Síndrome de la Fatiga Crónica y la Fibrositis)
3521 Broadway
Suite 222
Kansas City, MO 64111
Llame al 816-931-4777
Ofrece una línea de información las 24 horas,
un boletín informativo de publicación trimestral
Heart of America (El corazón de América) y materiales educativos.
Esta organización es una buena fuente de información precisa sobre el SFC.
National Institute of Allergy and Infectious Diseases, NIAID (Instituto Nacional para las Alergias y las Enfermedades Infecciosas)
Office of Communications
Building 31, Rm. 7A50
31 Center Dr., MSC 2520
Bethesda, MD 20892-2520
American Association for Chronic Fatigue Syndrome (Asociación Estadounidense para el Síndrome de la Fatiga Crónica)
8317 Woodhaven Blvd.
Bethesda, MD 20817
Organizó a profesionales de salud para promover la difusión de
información sobre el SFC.

 Enfermedades que causan fiebre junto con y dolores de las articulaciones y de los músculos
Artritis infecciosa. La enfermedad de Lyme, la artritis séptica, endocarditis bacteriana, la artritis micobacteriana y artritis causada por hongos, la artritis vírica.
Artritis posinfecciosa o reactiva. La infección entérica, el síndrome de Reiter, la fiebre reumática, la enfermedad intestinal inflamatoria.
Artritis reumatoide y la enfermedad de Still (artritis reumatoide juvenil).
Enfermedad reumática sistémica. Vasculitis sistémica, lupus eritematoso sistémico.
Artritis inducida por cristal. Gota y seudogota.
Otras enfermedades. La fiebre mediterránea familiar, los cánceres, sarcoidosis, el SIDA, la leucemia, la enfermedad de Whipple, la dermatomiositis, la enfermedad de Behcet, la púrpura de Henoch-Schonlein, la enfermedad de Kawasaki, la eritema nodosum, la eritema multiforme, la pioderma gangrenosum, la psoriasis pustulosa.
Datos del New England Journal of Medicine, 17 de marzo de 1994.
"Polyarthritis and fever" ("La poliartritis y la fiebre"), Robert S. Pinals, M.D.

Los reportes de Well-Connected son escritos por escritores médicos con experiencia y revisados y editados por los editores de casa de la Compañia y por una junta de médicos de la Escuela de Medicina de Harvard y del Hospital General de Massachusetts. Los reportes se distinguen de otras fuentes de información disponibles a pacientes y consumidores de servicios para el cuidado de salud por su calidad, detalle informativo y actualidad. La junta consultiva de médicos entonces revisa la pertinencia y la exactitud de la información actualizada. Estos reportes no sirven el propósito de substituir la ayuda o el consejo profesional médico sino más bien para ser utilizados como una ayuda en el entendimiento del conocimiento médico actual. Un médico siempre debe ser consultado para cualquier problema de salud o condición médica. Los reportes no pueden ser duplicados sin el consentimiento expreso del promulgador.
Junta editorial

© 1996 Nidus Information Services

Nidus Information Services (Servicios de información Nidus)
Well Connected
175 Fifth Avenue, Suite 2338
New York, New York 10010
1-800-334-WELL (9355)
212-260-4268
Telefax 212-529-2349
Email: nidus@panix.com (Por favor, sólo mensajes en inglés. Gracias).

Este material ha sido traducido al español utilizando software especial proporcionado por la Organización Panamericana de la Salud (Pan American Health Organization, PAHO) y poseditado por el personal de NOAH.



Esta página ha sido publicada por los miembros del personal de NOAH. Desafortunadamente, NOAH no es capaz de responder a preguntas personales relacionadas a la salud, sin embargo, por favor vea nuestros recursos adicionales de información médica. Para preguntas y comentarios de índole técnica, por favor mandenos correo electrónico a webmaster@noah-health.org , o visite nuestra página de comentarios.